Los Cruces de la Gran Barrera: Volumen 2 por Alberto Mejía Arango

Titulo del libro : Los Cruces de la Gran Barrera: Volumen 2
Fecha de lanzamiento : August 30, 2018
Autor : Alberto Mejía Arango
Número de páginas : 273

Descargue o lea el libro de Los Cruces de la Gran Barrera: Volumen 2 de Alberto Mejía Arango en formato PDF y EPUB. Aquí puedes descargar cualquier libro en formato PDF o Epub gratis. Use el botón disponible en esta página para descargar o leer libros en línea.

Los Cruces de la Gran Barrera: Volumen 2 por Alberto Mejía Arango

Alberto Mejía Arango con Los Cruces de la Gran Barrera: Volumen 2

En el Volumen I, se habló del progreso del navegación, de la motivación de los europeos para encontrar un camino marítimo para llegar al lejano oriente, de los grandes descubrimientos de América y del océano Pacífico y luego la exploración y asentamientos en los nuevos territorios. Posteriormente el primer libro describe los primeros cruces interoceánicos de América, la gran barrera, a pie, a caballo o en primitivas naves.
Luego del descubrimiento de la máquina a vapor, empieza en el mundo la revolución industrial, seguida de la eléctrica. La máquina de vapor permitió la fabricación de locomotoras que impulsaban trenes de pasajeros y carga y el mundo vió aparecer cientos de kilómetros de líneas férreas. También barcos a vapor, nuevos materiales y equipos de construcción.
En las primeras décadas del siglo XIX, el transporte del correo entre las dos costas de Estados Unidos se hacia dando la vuelta por el cabo de Hornos, en el extremo sur de América. Para evitar este largo recorrido se resolvió hacer una ruta terrestre por Panamá, complentada con líneas marítimas de buques desde nueva York y San francisco. La compañía encontró económico construir una línea férrea entre Chagres y Panamá en el Pacífico. En 1850 y se construyó el ferrocarril de Panamá en un terreno agreste en plena selva tropical, el ferrocarril de 80 km de longitud, tuvo un gran éxito y fue la primera línea interoceánica del continente, que formaba un transporte intermodal entre Nueva York y San Francisco.
Posteriormente, se construyó el ferrocarril costa a costa en Estados Unidos.Venciendo grandes obstáculos se construyó el ferrocarril entre los años 1863 y 1869, en un recorrido de 4.700 km con grupos de trabajo que llegaron a tener 20.000 hombres, muchos de ellos de origen chino. Para su pago el Gobierno dio a cambio 40.000 ha de tierras en concesiones. Una vez en servicio, lo que antes era un viaje de meses, ahora se hacía en días. En 1876 un tren realizó este recorrido en 84 horas.
Otro gran ferrocarril que cruzó América, fue el ferrocarril de Tehuantepec, entre el golfo de México y el océano Pacífico, con una extensión de 270 km, que incluyó la construcción de dos grandes puertos: Coatzacoalcos en el golfo y Salina Cruz en el pacífico. Luego de más de 30 años los mejicanos terminaron esta gran obra en 1907, la cual tuvo un gran éxito inicial y desplazó a ella un volumen apreciable del transporte marítimo. Infortunadamente para ésta, la terminación del canal de Panamá en 1914, que no requería descargue de los buques, hizo que las navieras prontamente la prefirieran, con lo que el ferrocarril se convirtió en un gran fracaso.
Fernando de Lesseps, el gran francés, que había liderado la construcción del canal de Suez de 133 km entre el mar Mediterráneo y el mar Rojo, identificó la necesidad de abrir un paso cruzando América, y resolvió emprender la construcción de un canal en Panamá. Los franceses inician los trabajos y encuentran tremendas dificultades, densa selva, lluvias torrenciales, graves enfermedades como la malaria y la fiebre amarilla que diezmaron a sus trabajadores. El canal planeado a nivel fue al final modificado a un canal con esclusas. Los grandes sobrecostos y dificultades llevaron a la quiebra el proyecto .
Luego de grandes estudios, intrigas y discusiones, los americanos emprenden la terminación de la construcción del canal de Panamá. El proyecto adoptado consiste en una gran presa en Gatún, que forma un inmenso lago que amortígua las crecientes de río Chagres y permite la navegación de grandes barcos, complementado con tramos de canal con esclusas. La obra requirió grandes cortes de tierra y volúmenes de concreto, nunca antes vistos. Un hecho extraordinario fue lucha contra la fiebre amarilla y su control final, lo cual mejoró la salud de los trabajadores y redujo la mortalidad. El canal de Panamá fue por mucho tiempo una de las mayores obras del mundo, que transformó la movilización marítima intercontinental